Gabriel Rufian

Gabriel Rufián, 24 d’agost de 2015

“Muchos de nosotros estamos en el Proceso para cambiarlo absolutamente todo”

Miembro de Súmate y del Secretariado Nacional de la Assemblea Nacional Catalana

Es una de las figuras que está llevando con más insistencia el mensaje independentista a diferentes rincones de Catalunya; sobre todo, de la Catalunya que duda. Como miembro de Súmate, entidad en la que ingresó en 2014, Gabriel Rufián no pierde la ocasión de lo que en catalán se conoce como ‘picar pedra’; participar en múltiples actos, tertulias y debates ante indecisos y escépticos; explicando, aportando datos, resolviendo dudas. En definitiva, argumentando el por qué de un sí. Es también una cara y una voz que en los últimos meses se ha hecho un hueco con perfil propio en diferentes medios de comunicación donde se analiza y debate el Proceso. Nieto e hijo de andaluces, vive actualmente en Sabadell. Diplomado en Relaciones Laborales y graduado social, es desde el pasado mes de mayo miembro del Secretariado Nacional de la Assemblea Nacional de Catalunya.

Bombers per la Independència: Parece como si la existencia de Súmate dejara descolocados a los que quieren descalificar el Proceso hacia la independencia; como si en el fondo se creyera que los castellanoparlantes, por definición tuvieran que estar en contra de la ruptura con España…

Gabriel Rufián: El que quiera dividir a la gente, al independentismo o a este Proceso según una lengua, un apellido o un origen determinado, o en una bandera determinada, se equivoca enormemente. Si fuera así, todavía se podría poner encima de la mesa alguno de los argumentos que ellos defienden, pero como no es así, esto tiene que hacer reflexionar a muchísima gente y hacer ver que todo esto que estamos viviendo trasciende un origen, un apellido o una lengua determinada y que este es un Proceso que va mucho más allá. Y he aquí un poco su victoria y su grandeza: esto no tiene nada que ver con un partido o con un político determinado, sino que trasciende todo esto.

BxI: ¿Qué tipo de inquietudes detectan entre las personas que asisten a los actos que organiza Súmate?

GR: Depende del sitio, del público. Y de los ponentes. Hay gente de una edad determinada a quien le preocupan unas cosas y hay gente de otra edad a quien le preocupan otras. Cuando pase todo esto, nos daremos cuenta de toda la maquinaria de poder y mediática que manipula de forma burda y zafia en contra del independentismo. ¡Esto es lo complicado! Por ejemplo, el otro día en una charla, un señor muy mayor nos decía que él había visto tanques entrar por la Meridiana y nos preguntaba si esto podía volver a pasar. Yo recuerdo que le contesté que los tanques existen, hoy en día, pero que se llaman La Sexta, Telecinco, Antena 3 y Cuatro; y se llaman Marhuenda, La Razón, Losantos, etcétera. Estos son los tanques de hoy en día; una maquinaria de poder y mediática que lo que hace es intentar meter miedo a la gente. Pero también deben entender que la gente ha perdido tanto que incluso ha perdido el miedo. Y aquellos que dicen que los catalanes lo pasarían muy mal si se independizan tienen que entender que son los mismos que gobiernan un Estado con 750.000 familias sin ningún ingreso, con 500.000 desahucios, con un 32% de pobreza infantil, con 13 millones de pobres… El que diga que porque se vote se va a pasar mal, está faltando a la verdad. Eso es lo que nos encontramos. Sí que es cierto que la gente mayor tiene quizás más preocupaciones en torno a sus pensiones, pero hay que entender que Catalunya tiene una ratio de trabajadores por cada pensionista mucho mayor que el Estado español, y eso ya es un indicativo de que no habría problemas. La pregunta no es si Catalunya podría atender las obligaciones para con sus pensionistas, sino cuándo dejará de hacerlo España, porque el fondo de pensiones en los dos últimos años ha bajado un 38%. Eso son datos empíricos; no hay discusión en torno a eso.

Gabriel Rufian

BxI: Luchar contra los argumentos de esta maquinaria mediática explicando datos empíricos y verdades… ¿Una lucha desigual?

GR: Muchísima gente está recuperando la memoria. Están recuperando incluso el lenguaje: saben que son el poder constituyente y que aquellos que dicen que son el ‘poder constituyente’, en realidad son el ‘poder constituido’; de que ellos son los mandatarios y los otros, los mandados, en todo caso. ¡Que esto va de conformar gobiernos de ‘los más’ sobre ‘los menos’ de una vez por todas! Gente que viene de aquella memoria republicana; de aquellos que perdieron tanto hace tanto tiempo. Yo he visto hacer el clic a la gente en directo; gente que no sabía muy bien qué hacer. Porque entienden que esto no va de cambiar una bandera por otra, o de cambiar a un tipo por otro. Este es un Proceso de autodeterminación y de regeneración; de un cambio total y absoluto. Y aquellos que están por ésto, al final se van aproximando.

BxI: ¡Regeneración! ¿Es posible que esto defina el gran drama de España en los tiempos que corren?

GR: España es un Estado en el que, por ejemplo y para no ir muy lejos, hace unos días la polémica en las tertulias televisivas de las cadenas generalistas fue la retirada de un busto de un rey en un ayuntamiento y en cambio nadie dice nada sobre las 800.000 personas a quienes se les retira la asistencia sanitaria simplemente por el hecho de que son inmigrantes. El problema en ese Estado, en ese entorno, no es el independentismo. Nosotros defendemos la postura de que la mejor noticia para España es que Catalunya despierte y sea lo que quiera ser frente a una urna. Y somos de la opinión de que la primera puerta que hay que llamar cuando Catalunya se convierta en una república independiente, si así lo decide su ciudadanía, es la de España. No es normal que con todo lo que está pasando no haya otras regiones de España que se quieran autodeterminar; eso es lo extraño, porque estamos viviendo una regresión democrática total y absoluta. Yo también creo que el independentismo ganó cuando superó de forma lógica ese antiespañolismo que tenía de siempre. Y por eso también pierde el unionismo, porque no es capaz de superar su anticatalanismo. Y es por eso que yo creo que se va a ganar.

BxI: ¿Cree que hay anticatalanismo en las políticas del Estado?

GR: Catalunya siempre ha sido históricamente una región líder, no sólo en España sino en Europa. Pero sí que es cierto que un Estado que no respeta, que incluso va en contra de otras regiones, de otras lenguas, culturas, identidades y símbolos, sencillamente no las merece. Es bastante lógico que un pueblo se alce contra todo esto simplemente porque no se le deja ser lo que quiera ser, como quiera ser, donde quiera ser y con quien quiera ser frente a una urna. Eso es lo extraño. Yo entiendo que se exija tanto al independentismo pero también se debería exigir tanto a aquellos que aún no están en esto, porque cada vez les quedan menos argumentos. Por ejemplo, a la gente de Catalunya Sí Que Es Pot, que si mira a su alrededor, verá a la gente de C’s, del PP y del PSOE, que ni es socialista ni es obrero… Es decir, verá a gente que le debería hacer reflexionar mucho sobre su posicionamiento. Al final, el eje no es ideológico; es entre ‘Democracia sí’ y otra cosa. Se trata de que la gente vote; tan simple como esto.

Gabriel Rufian

BxI: ¿Usted cree que el discurso de Catalunya Si Que Es pot puede restar votos al independentismo el próximo 27S?

GR: Sí!. Yo creo que el principal ‘peligro’ (entre comillas, y con todo el cariño de que soy capaz) entorno al Proceso es el discurso de Podemos, más allá de Catalunya Sí Que Es Pot. A todos aquellos que inicialmente seguíamos la estela de Monedero, de Errejón y de Iglesias, nos duele enormemente ese viraje que han hecho de Gramsci hasta posiciones muy próximas al PSOE; incluso a Albert Rivera de C’s. Era gente que defendía el derecho de autodeterminación de cualquiera porque eran inequívocamente de izquierdas. Me parece una oportunidad perdida para el Estado español enorme. Y que Podemos se haya convertido en la marca blanca del partido socialista me parece una muy mala noticia; más que nada porque España se merece algo mejor, y ellos, a cambio de ganar, han perdido por el camino su propia ideología; sus propias ideas. Sí que creo que es un discurso un tanto peligroso para el Proceso porque promete un cambio, una regeneración; incluso una revolución, pero enmudece frente a la mayor regeneración-cambio-revolución que hay en el sur de Europa, y que es el Proceso de autodeterminación catalán. Yo creo que en el futuro nos va a costar mucho explicar que grandes revolucionarios no tuvieron ningún tipo de posicionamiento frente a la mayor revolución de las últimas décadas, porque a mí, por mucho que me digan, no me parece que haya nada más revolucionario que un proceso de autodeterminación. La pregunta a esta gente sería por qué es malo que ERC y la CUP pacten con CDC en pos de una república independiente y que ellos pacten con PP, PSOE y C’s en pos de una monarquía (porque eso no se lo va a quitar nadie) federal es bueno. Y la pregunta está todavía por responder. Nadie ha sido capaz de responderla.

BxI: Los discursos también se construyen con omisiones….

GR: Pero es un discurso muy tramposo. ¿Por qué el independentismo es Mas y el unionismo no es Rajoy? ¿Por qué es mala una independencia con CDC y bueno una especie de federalismo, si lo consiguen, con PP, PSOE y C’s? ¿Por qué? Y sobre todo, ¿por qué están en contra de que la gente sea lo que quiera ser? Es que al final, ¡no se puede ignorar que aquí han salido millones de personas en los últimos 3 años a la calle! Y que ellos no tengan ningún tipo de posicionamiento sobre esto, o que incluso digan que esto va de Mas o de CDC, es faltar el respeto a muchísima gente que jamás en nuestra vida hemos votado a Mas ni a CDC y que estamos absolutamente en contra del planteamiento de país que de forma absolutamente lícita tiene ese partido. El Proceso va más allá de todo esto. Y ellos deben responder a estas preguntas.

BxI: ¿Cómo va a plantear Súmate la campaña electoral? ¿Va a haber actos propios al margen de las candidaturas en que algunos de sus miembros participan?

GR: Nosotros somos las hormiguitas del Proceso. Con muy poco hacemos mucho; sobre todo porque hacemos mucho ruido y rompemos muchos tópicos. Seguiremos haciendo lo mismo que hasta ahora: organizando actos donde nadie los hace e intentando entrar donde nadie entra. Y sobre todo, intentar explicar a aquel que quiera escuchar que estamos ante la oportunidad que muchos llevan tanto tiempo esperando.

Gabriel Rufian

BxI: Si las candidaturas independentistas consiguen la mayoría absoluta el 27S, ¿cuál cree usted que va a ser la reacción de Europa?

GR: Yo creo que el ejemplo está un poco en Grecia en las últimas semanas. Se amenazó durante días a Grecia que si votaba ‘no’ al acuerdo que le ofrecían para negociar su deuda iba a salir de la Unión Europea (UE) de forma inmediata; que iba a volver el dracma… etcétera. Y sí que es cierto que tuvieron que poner en bandeja de plata la cabeza de Varufakis, su ministro de Finanzas; eso me parece dramático… Pero Grecia no ha salido de la UE. Todo esto forma parte del argumento del miedo. También habría que poner en cuarentena exactamente qué tipo de Europa queremos o de qué tipo de Europa nos van a sacar, porque una UE que amenaza la soberanía de los pueblos y que desde un despacho quiere decidir las medidas que tienen que aplicar los gobiernos soberanos de aquéllos pueblos, pues es una Europa que muchos de nosotros tampoco queremos. Yo estoy convencido de que el problema no es tanto de Catalunya sino también de España, que debe un billón de euros, es decir, casi el 100% de su producto interior bruto. O sea que menos argumentos del miedo y más intentar hacer campaña por el ‘no’ de forma democrática y de forma lícita, como hizo alguien tan poco sospechoso de ser un gran revolucionario como David Cameron, que se dedicó a hacer campaña y ganó. A nosotros nos gustaría que Rajoy, Sánchez e incluso Iglesias hicieran eso mismo.

BxI: Efectivamente; el unionismo nos recuerda cada día que la independencia no es posible pero no hace ni una sola mención a cómo va a ser posible devolver ese billón de euros de deuda…

GR: Todo forma parte del juego. Al final, los líderes europeos actuales están jugando al póker con las vidas de mucha gente. Y hay que recordar que los primeros países que incumplieron los reglamentos europeos sobre los límites de la deuda pública fueron Alemania y Francia, y no pasó absolutamente nada. Yo estoy convencido de que 1 billón de euros es imposible devolverlo. Entiendo que se llegará a acuerdos, como siempre se ha llegado, y habrá quitas, como siempre ha habido, y se pagará como se decida pagar; con muchísimo dolor, también, por parte de la ciudadanía, porque al final aquí siempre pagan los mismos. Pero el 27S se decidirá, y no se acabará el mundo, tal como nos pintan; seguirá saliendo el sol, habrá un martes, un miércoles, un jueves y no pasará absolutamente nada por mucho que la maquinaria mediática diga todo lo contrario.

Gabriel Rufian

BxI: Parece como si España se agarre a la Constitución sólo para recordar que la independencia no es posible pero no para garantizar los derechos a un trabajo digno, a una remuneración suficiente o a la vivienda….

GR: A todos los que hemos estudiado o estamos en torno al mundo laboral, nos hubiera encantado que estos que son tan constitucionalistas a la hora de que la gente vote también lo hubieran sido tanto cuando se estaba desahuciando o precarizando el mercado laboral. Nos hubiera encantado enormemente. Y nos sorprende que sean tan beligerantes con según qué artículos de la Constitución y tan poco con otros, sobre todo los sociales, que fueron redactados directamente e incluidos con muchísimo esfuerzo por parte de las fuerzas más de izquierdas, en la Transición. Forma parte de la hipocresía y de la incoherencia de todo ese unionismo reaccionario que clama frente a las urnas y calla frente a colas ante el Banco de Alimentos. Es absolutamente miserable.

BxI: ¿Qué tipo Catalunya independiente desea?

GR: Que todo el mundo tenga las mismas oportunidades; que nadie, porque haya nacido en Sarrià, tenga más oportunidades que alguien que haya nacido en Sant Roc de Badalona. Lo que no puede ser es que haya una ratio de desigualdad tan enorme, como por ejemplo sucede en Barcelona entre Nou Barris y la propia Sarrià. Muchos de nosotros estamos en esto para cambiarlo absolutamente todo. Y porque lo queremos todo, también; porque queremos que nuestros hijos y aquellos que perdieron tanto hace tanto tiempo se enorgullezcan de nosotros. Yo quiero una sanidad total y absolutamente pública; quiero una educación para todo el mundo; que nadie tenga que pagar un máster de 12.000, 14.000 o 20.000 euros para poder acabar una carrera; que los restaurantes no estén llenos de universitarios y que las universidades no estén llenas de tantísima gente que nadie sabe bien qué va a ser de ellos. Quiero un país absolutamente diferente del que tenemos hoy en día. Sobre todo, un país como los mejores. Un país normal, sobre todo, en el cual no se amenace a nadie por votar en una urna de cartón o por pitar un himno con un silbato de juguete.

(Fotos ©Carles Savalls)